Reseña del libro El sueño eterno, Raymond Chandler

 

La Punta de Lápiz (El Sueño Eterno)

 

El general Sternwood solicita los servicios del detective privado Philip Marlowe para librar a su hija menor, Carmen,de un chantaje con unas falsas deudas de juegos de un tal Geiger. Se inicia así una novela negra escrita por Raymond Chandler  ambientada en la década de los años 30, en un Hollywood lleno de vicios,como pueden ser; el contrabando de alcohol con la cercana frontera de México ante la llamada Ley Seca y las ansias de hacerse rico en ambientes tan sórdidos como son los casinos ilegales dirigidos por unos gánsteres dispuestos a todo.

Así,desarrollándose una historia  llena de incógnitas, con la muerte de Geiger  tiroteado en su apartamento, lo que Carmen presencia de una forma ausente al estar drogada y semidesnuda, a lo que Marlowe se da cuenta de que la investigación no ha hecho más que empezar. A partir de este punto empiezan a aparecer personajes como Ohls o Vivien, la hija mayor del general Sternwoodademás de morir en extrañas circunstancias el chofer de los Sternwood.

A medida que se van pasando las paginas, se puede ver  a un perspicaz, riguroso y serio detective Marlowe que no se rinde ante nada ni nadie, además de buscar de forma efusiva respuestas y que tienen que ver los Sternwood en todo esto. Así, investigando el ambiente en que se movía Carmen. Todo esto con el fin de resolver un caso, que le llevara a darse cuenta de una sociedad corrompida y falta de valores.

Esta novela,como otras tantas, tiene su versión cinematográfica, teniendo detrás  un elenco de actores inmejorable encabezado por el genial Humphrey Bogart y su cuarta esposa, Lauren Bacall, en el papel de Vivien. A pesar de que siempre se diga que la película nunca es igual a la novela, este no es el caso, ya que la veracidad que consigue Howard Hawks en este film es extraordinaria y con la interpretación que hace Bogart en el papel de Marlowe que es simplemente increíble, lo que hace a la película inmejorable aunque haya una segunda versión de esta novela años más tarde, pero no hay nada como los clásicos.

Por lo que invito a todo el que quiera, a disfrutar de un agradable rato de lectura junto  al detective Marlowe o a los incondicionales amantes del cine a ver y disfrutar una historia que no dejara a nadie indiferente.  

José Carlos Morales (2º Bachillerato B)